Cotización Ibex 35
sixt
Inicio / Salud / El autoerotismo o masturbación
El autoerotismo o masturbación

El autoerotismo o masturbación


¿Qué es la masturbación?

Masturbacion_Mujer

Las palabras autoerotismo, autoplacer y masturbación son sinónimos, y significan estimular nuestras zonas erógenas y órganos genitales para darnos goce y placer sexual a nosotros mismos. La masturbación incluye todo tipo de caricias placenteras, y puede conducir o no al orgasmo. Su propósito es sencillamente experimentar satisfacción y placer sensual.

Producto de una historia cultural, social y religiosa que ha sido represiva hacia la sexualidad, la palabra masturbación ha estado cargada de connotaciones negativas, y se le ha considerado una práctica negativa, pecaminosa y perjudicial para la salud.

Aún en nuestros tiempos, persiste la desinformación y todavía existe una serie de mitos y falsas creencias alrededor de la práctica del autoerotismo. Sin embargo, la realidad es distinta y las investigaciones más recientes le han atribuido a la masturbación diversos beneficios para la salud física y emocional. En campo clínico, la masturbación se utiliza en ejercicios especialmente diseñados para tratar dificultades sexuales como la eyaculación precoz, la disfunción eréctil, y la disfunción orgásmica en mujeres y hombres.

En lo psicológico, la masturbación te ayuda a reconocer y apreciar tu cuerpo y tu sexualidad como parte integral de ti mismo. Te permite además explorar y conocer tu cuerpo y sus reacciones sexuales. Al darte placer a ti mismo te das permiso para aceptar sentir placer y para conectar con la expresión más genuina de tu sexualidad, que consiste en proveerte de placer a ti mismo, en la intimidad de tu propia presencia. Implica un acto de valorarte, de honrar tu cuerpo y la disposición para atender sus necesidades con amor y respeto.

Aprender a conocer tus propias reacciones y preferencias sexuales a través de la masturbación es también esencial para sentirte para cómodo y seguro al momento de compartir tu sexualidad con una pareja, y así poder expresarle lo que necesitas y lo que te estimula.

El autoplacer es parte integral de tu sexualidad

Masturbacion_Hombre2

Las conductas de autoerotismo son parte integral de la sexualidad y de la vida del ser humano. A lo mejor habrás podido observar cómo los bebés varones en ocasiones tienen erecciones cuando sus manitas rozan sus pequeños genitales. Esta es una conducta normal de autoexploración que sucede también en las niñas bebé. Los padres no deberían asustarse ante esto, ni frustrar los intentos del bebé, sino más bien dejar que sienta y experimente esas sensaciones en su cuerpo.

De manera similar, los niños de distintas edades, en especial entre los cuatro y los cinco años, exploran su propio cuerpo, incluidos sus genitales, y comienzan a masturbarse de manera esporádica al notar las distintas sensaciones de placer que les producen sus propias caricias. Después, al llegar a la pubertad, la masturbación se convierte en un recurso para descargar la tensión sexual producto de los altos niveles hormonales. A la vez, la práctica del autoerotismo le permite al adolescente ir imaginando y recreando en su mente lo que sería estar en una relación sexual con una pareja. Todas estas expresiones de masturbación son necesarias para el desarrollo psicosexual del niño y una sana sexualidad en la vida adulta.

La necesidad del autoerotismo no desaparece, aunque tengamos una pareja estable. Así como necesitamos balancear el tiempo individual y el tiempo de pareja, así también necesitaremos nuestros momentos de placer a solas, imprescindibles para recargar las baterías y el deseo en la relación.

Otra ventaja de la masturbación, es que te permitirá obtener placer aún en esos días en que tu pareja no está dispuesta o se encuentra demasiado cansada para tener sexo. Ayuda a sobrellevar los momentos en que los integrantes de la pareja pueden tener distintos niveles de deseo sexual. En vez de sentirte frustrado por esta situación que es normal en toda pareja, recurre a la masturbación como recurso para experimentar placer y cultivar tu salud y vitalidad sexual.

Si hablar o pensar sobre la masturbación genera en ti sentimientos de desagrado, vergüenza o rechazo, es importante que revises cuáles fueron los mensajes que recibiste por parte de tus padres, familia, colegio o iglesia. Muchas veces esos mensajes estuvieron ausentes (No se decía nada al respecto, el tema no existía, cuando estabas en tu adolescencia/vida adulta descubriste que tocarte “allí” era masturbarte), estaban implícitos (De alguna manera “sabías” o intuías que no estaba bien masturbarse), o bien eran mensajes claros y contundentes (“Es malo/pecado masturbarse”,” Te vas a enfermar si te masturbas”). Dependiendo de la intensidad de estos mensajes, será más o menos fácil aceptar la masturbación como una práctica normal y saludable. Si estás decidido a cambiar aquellas creencias que ya no sirven más a tu vida actual, te invito a sustituir esas antiguas grabaciones mentales por otras que reconozcan el valor del autoerotismo como un recurso valioso para hacer más plena tu vida y tu sexualidad.

Es importante aclarar que la masturbación puede volverse un problema cuando sustituye en gran medida o por completo la relación sexual con tu pareja, por lo tanto, presta atención a esta señal de alerta. También la práctica del autoplacer es inadecuada cuando se convierte en una compulsión, es decir, en una conducta repetitiva que no logras controlar y que termina afectando el tiempo que dedicas a tu trabajo, familia, amigos y responsabilidades diarias. En este caso, la conducta compulsiva es tan enfermiza como lavarse las manos sesenta veces al día. Todas estas situaciones requieren de ayuda psicológica.

Por último, el autoerotismo es una opción, un recurso valioso y saludable para acceder al placer sexual. Sin embargo, no es una obligación, y muchas personas por razones culturales, religiosas o personales, optan por no practicar la masturbación. Al llegar a este punto, como en toda decisión, es necesario respetar la libertad de escogencia de cada quien.

Fuente: Marianne Leyton Lemp/about

Compártelo con un amigo...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Acerca de infodonde

infodonde

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR