Cotización Ibex 35
sixt
Inicio / Salud / Anatomía de los órganos sexuales femeninos
Anatomía de los órganos sexuales femeninos

Anatomía de los órganos sexuales femeninos


Organos y componentes de la sexualidad femenina

Las funciones básicas del aparato sexual femenino son el acto sexual, la reproducción y el placer sensual y erótico. Aunque tiene los mismos componentes, su apariencia varía de mujer a mujer, encontrándose diferencias en relación a forma, tamaño y color de piel, especialmente en la vulva, clítoris y vagina. Gran parte de los órganos sexuales de la mujer están dentro de su cuerpo, como la vagina, el útero y los ovarios.

Es frecuente que algunas mujeres nunca se hayan mirado sus propios genitales con un espejo y que desconozcan por completo su forma y apariencia. Algunos hombres tampoco saben mucho sobre la anatomía sexual femenina y todo lo que se oculta allí. Tal vez se deba a que muchos recibimos en la infancia el mensaje que los genitales femeninos son desaseados o poco atractivos, o al menos algo de lo que no se habla mucho, al contrario de lo que ocurre con los genitales masculinos.

Nada más lejos de la verdad. Realicemos juntos un recorrido por la anatomía sexual femenina para así apreciar la belleza y misión de cada uno de sus órganos:

1. Vulva

La vulva está conformada por todos los órganos sexuales externos y visibles de la mujer que son: monte de Venus, labios externos e internos, capuchón y cabeza del clítoris, abertura uretral, abertura vaginal y perineo. Algunas personas utilizan la palabra “vagina” para referirse a la vulva, lo que es incorrecto, porque la vagina es un órgano sexual interno.

Lo único que podemos notar a simple vista de la vagina en la vulva es la abertura vaginal, al descorrer los labios internos y externos.

2. Clítoris

Merece una mención aparte porque es el único órgano – entre todos los que componen los genitales femeninos y masculinos – cuya función exclusiva es percibir y acumular placer sexual y erótico. El clítoris se encuentra bajo el monte de Venus, en el punto superior donde se unen los labios, formando el capuchón que cubre el clítoris. La cabeza del clítoris es lo único que se observar externamente. Posee más terminaciones nerviosas que la cabeza del pene y su estimulación es clave para el logro del orgasmo en la mujer.

3. Abertura de la uretra

Es el punto por donde sale la orina, ubicado entre el clítoris y la abertura vaginal. Alrededor de la abertura uretral existe tejido eréctil – al igual que sucede en toda la vulva – por lo que su estimulación puede ser placentera para algunas mujeres, mientras que para otras estas caricias resultan irritantes o neutras.

4. Vagina

La vagina es un órgano interno en forma de tubo – muscular y flexible – cuyas paredes están el contacto entre sí cuando no hay estimulación sexual. Sirve como canal para el acto sexual, el parto y el flujo de sangre menstrual. Posee terminaciones nerviosas capaces de percibir placer sexual. Es sensible eróticamente a los movimientos de presión y frotación, especialmente en la abertura vaginal, el punto G y en las profundidades de la vagina, cerca del cuello uterino

5. Himen

Es una membrana elástica y frágil que recubre parcialmente la abertura vaginal. Generalmente tiene forma de media luna o presenta varias perforaciones. Puede rasgarse fácilmente durante la infancia con el ejercicio físico. No cumple ninguna función biológica, aunque se le ha considerado como un símbolo de virginidad en muchas culturas. Esta creencia es errada, descubre por qué.

6. Punto G

El punto G es un lugar en la vagina extremadamente sensible a una fuerte presión, ubicada a unos 5 centímetros de su entrada. Esto se debe a que esta zona se encuentra en la pared anterior de la vagina, junto a la uretra, la que está rodeada de tejido esponjoso y eréctil – igual que en el hombre – lo que hace que su estimulación sexual sea muy placentera para algunas mujeres.

7. Ovarios

En los ovarios se producen los óvulos, que son las células sexuales femeninas. Los ovarios son dos y están ubicados uno a cada lado del útero. Además tienen la función de producir las hormonas sexuales femeninas, como el estrógeno y la progesterona. Cuando la niña llega a la pubertad comienza el proceso de maduración de los óvulos, y es así como cada mes será expulsado de un ovario un óvulo, de manera alternada. Si el óvulo no es fertilizado por un espermatozoide se produce la menstruación.

8. Trompas uterinas

Las trompas de Falopio son dos conductos quese inician a cada lado superior del útero y se conectan con cada ovario. Miden unos 10 centímetros de largo y su función es trasladar los óvulos que han sido expulsados desde los ovarios hasta el útero. Es el lugar donde se produce la fecundación del óvulo por un espermatozoide, dando origen a la vida de un ser humano.

9. Utero

El útero es un órgano hueco, con forma de pera, ubicado dentro de la cavidad pélvica de la mujer. Allí se produce el proceso de gestación de un bebé. Cuando el óvulo es fertilizado, se implanta en el útero, dando inicio al embarazo. Por el contrario, si no hubo fecundación, la capa interna del útero (endometrio) se desprende – y renueva – cada mes dando lugar a la menstruación. Durante el acto sexual el útero se levanta, facilitando la expansión de la vagina y la penetración.

10. Perineo

El perineo es el área de piel exenta de vellos que está entre la parte inferior de los labios y el ano. Se vuelve más sensible a las caricias durante la excitación sexual, generando agradables sensaciones eróticas, al igual que el resto de la vulva.

11. Senos

Los senos son un componente clave de la anatomía sexual femenina. Su función primaria es el amamantamiento o lactancia, y son también clave para el placer erótico de la mujer. Tienen una conexión nerviosa con los genitales, por lo que ayudan a detonar el orgasmo femenino. La estimulación de los pezones activa las misma zonas del cerebro que cuando se estimulan los genitales, por ello, es importante acariciarlos durante todo el acto sexual para facilitar el logro del orgasmo en la mujer.

12. Músculos pélvicos

Los músculos pélvicos – también llamados músculo pubococcígeo (PC) – sostienen el piso pélvico y mantienen los órganos sexuales en su lugar. Son de gran importancia para la salud y la sexualidad femenina porque ayudan a controlar la incontinencia urinaria, previenen y mejoran el prolapso después de los partos vaginales, mejoran el nivel de deseo sexual y aumentan la capacidad de experimentar orgasmos. Realiza a diario ejercicios para fortalecer tus músculos pélvicos y disfrutar más de tu sexualidad.

13. Ano

El ano no es un órgano sexual por definición, sin embargo, tiene un inmenso potencial erótico, ya que posee múltiples terminaciones nerviosas. Esta zona del cuerpo puede acariciarse por fuera y por dentro como parte del juego o del acto sexual. Es necesario prestar atención a ciertas medidas de higiene y protección para evitar que las bacterias que habitan en el ano y el recto no sean transferidas a la vagina y otras partes del cuerpo, como la boca y ojos.

Fuente: Por Marianne Leyton Lemp/about.com

Compártelo con un amigo...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInPrint this pageEmail this to someone
taller urbauto

Acerca de infodonde

infodonde

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR